Personajes Importantes de Warcraft

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Personajes Importantes de Warcraft

Mensaje  Zortarnor el Sáb Jul 31, 2010 1:09 pm

Este post va dedicado para poner bios de los personajes importantes del juego, tambien de lugares y cosas asi. Se aceptan pedidos, pero no spam.

Lady Sylavanas Windrunner


Inicios

Sylvanas nació y se crió en el lugar conocido ahora como Ghostlands (Tierras Fantasma), lo que en esa época era parte de Eversong Woods (Bosque Canción Eterna). Su familia era la fundadora de Windrummer Village (Aldea Brisa Veloz). Creció para convertirse en arquera y guardabosques, y poco a poco escaló rangos militares gracias a sus grandes habilidades. Pronto pasaría a ser conocida como General Tirador de Silvermoon (Lunargenta), jefa absoluta de todas las fuerzas militares de los altos elfos.

Segunda guerra

A pesar de que Sylvanas no quería involucrarse directamente, su hermana mayor Alleria insitió en dirigir un grupo de sus mejores arqueros al combate. Mientras su hermana combatia en lo que ella creaia un conflicto lejano, Sylvanas recibió reportes de extraños incendios en el sur del bosque. Cuando por fin averiguó la verdad quedó horrorizada. Sus legendarios enemigos, los trolls del bosque, se habian aliado con la horda y estaban abriéndose camino hacia la capital usando dragones rojos capturados. Gracias al apoyo que su hermana dio a la alianza, las fuerzas enanas y humanas acudieron a ayudar, y en un ultimo movimiento de tenaza entre ambos ejércitos forzaron a la horda a retirarse. Alleria acompañó luego a la alianza a destruir el portal oscuro... desgraciadamente estaba en el grupo que lo hizo desde el otro lado del mismo. Sylvanas nunca volvió a saber de su hermana mayor.

La invación del azote

Ahora la zona del otro lado del rio mantenia el nombre de Blackened Woods (Bosques oscuros) debido a la destrucción causada por la guerra. Pero aun faltaba que otro conflicto castigara esas tierras.
Arthas, el príncipe maldito, dirigió todo su ejército de muertos vivientes contra los altos elfos. Su amo, el Rey Lich, le había ordenado tomar control de pozo del sol. Las aberraciones del azote avanzaron en linea recta sin que nada puediera deternlos, matando toda forma de vida que se les enfrentara y corrompiendo el suelo que aun hoy en dia sigue ennegrecido (La Cicatríz Muerta).
Sylvanas intentó como pudo ralentizar la carga de sus enemigos. Cada minuto que le hacia perder, enfurecía mas y mas a Arthas. La arquera luchó con todo su empeño, pero finalmente fue atrapada mientras veía a todos sus hombres morir horrendamente. El caballero de la muerte arrastró su malherido cuerpo hasta uno de los templos de los malditos y se divirtió mutilandola y torturándola durante horas. Cuando su forma mortal no pudo soportar más, Arthas dio el último toque a su venganza. Arrancó el espíritu del cuerpo de Sylvanas y la convirtió en una de sus banshees al servicio del Rey Lich, incluso la forzó a ayudar en su ataque final contra Quel'thalas.

Guerra civil en las Tierras Fantasma

Arthas y su sirviente Kel'Thuzad devolvieron a Sylvanas a su cuerpo, creando asi la primera mercenaria oscura. Una nueva élite de muertos vivos elfos, que usarían una mortal unión de ataque a distancia y habilidades necrománticas. Pero cada día que pasaba bajo el servicio del Rey Lich, la antigua general de Silvermoon notaba algo. Poco a poco hiba recuperando su libre albedrío, gracias a que el Rey Lich se estaba debilitando. Cuando llegó el momento escapó junto con muchos otros no muertos que como ella habían sido liberados y se desató la guerra. Por un lado las fuerzas de Arthas aun fieles al azote, por otro lado los señores del terror que aun rondaban por Azeroth esperando el regreso de la legión, y por último Sylvanas y sus nuevos hermanos, los renegados.
Los sirvientes del rey lich tuvieron que retirarse prematuramente debido a que su señor los necesitaba en Northrend. Y sin mucha oposición Sylvanas se hizo con el control de todo el antiguo reino de Lordaeron, ahora un lugar pútrido y muerto.

Actualidad

Odiados por los humanos, sus hermanos no tuvieron mas opción que unirse a la horda para sobrevivir. La ahora llamada Reina Banshee mantiene buenas relaciones con los sobrevivientes elfos de sangre, e incluso los ayuda con suministros y tropas. Muchos creen que se siente en deuda por no poder proteger su amada ciudad.
Ahora Sylvanas Windrunner espera pacientemente el poder vengarse del Rey Lich y terminar así con la liberación de los muertos vivos. En su torturado corazón hay un rayo de esperanza, de que los renegados podrán forjarse un nuevo destino.

_________________



nosotros no necesitamos comer, no necesitamos beber, no necesitamos tomar aliento. Nosotros los brujos, ¡podemos subsistir totalmente con el sufrimiento de nuestros enemigos
avatar
Zortarnor
Maestro Destructor

Mensajes : 268
Fecha de inscripción : 12/03/2010
Edad : 26

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Personajes Importantes de Warcraft

Mensaje  Zortarnor el Miér Ago 11, 2010 11:46 pm

El Profeta Velen el Divino



Raza: Draenei.

Ocupación: Líder de los Draenei y Profeta de los Naaru.

Alineamiento: Los Draenei.

Nace: Hace mas de 25000 años.

Relacionados: Gobernaba Argus junto Archimonde y Kil'Jaeden(archienemigo)

Hace veinticinco mil años, el mundo de Argus, hogar de los Eredar, llego a tal punto que era un paraíso. Pero un día, la paz dio su fin. Sargeras, el destructor de mundos, en su afán de aniquilar el universo y someterlo, percibió los logros de los eredar, percibió su poder. Pero en vez de destruir Argus, Sargeras apareció antes de los líderes de los eredar. Presentándose como entidad benévola, Sargeras ofreció transformar los eredar en una raza aún más poderosa que cualquier otra, con una meta, la de unificar todas las razas del universo. Mientras, servirían a Sargeras como sus comandantes, como servidores eternos y perfectos. Serían dos los líderes eredar, Archimonde y Kil'jaeden, que, junto con dos tercios de su raza, aceptaron la oferta. Solamente el tercer líder eredar se dio cuenta del horror que representaba la cruzada ardiente de Sargeras: Velen.

Velen, aparte de Archimonde y de Kil'jaeden, tenía un don para ver el futuro, un don concedido por los Naaru. K'ure le otorgo tal poder para que descubriera los destructivos planes del Titan Oscuro. Las promesas de Sargeras no eran más que engaños y mentiras, no tenía ninguna intención de la unificación. En su visión vio la muerte, la destrucción de los mundos, para quedar nada más que roca y cenizas. Y su pueblo, no serían más que sus herramientas, sus armas más poderosas; se convertirían en sombras torcidas, malévolas, dedicados con plena devoción a la destrucción de los mundos para la gloria de la implacable y terrible Cruzada Ardiente de Sargeras. Horrorizado, Velen rezo en busca de guía. K'ure apareció ante él, tranquilizándole, diciéndole que sus plegarias habían sido escuchadas. Sus oredenes fueron claras, debían viajar hasta la montaña más alta de todo Argus el día más largo del año. Velen y sus seguidores lograron huir de la Legión Ardiente creada recientemente. Desde entonces Kil'jaeden busca a Velen y su gente, para matarlos, dándole igual lo que pueda tardar. La Legión persiguió a los exiliados, o “draenei”, pues escaparon a través del universo, vagando entre su inmensidad durante miles de años. Cada vez que Kil'jaeden se acercaba, los naaru daban nuevas energías a Velen, y así poder preservar su raza. Tras este gran viaje, de miles de años, Velen y su pueblo consiguieron por fin evadir de la Legión, encontrando un nuevo hogar, al que nombraron Draenor. Poco después de llegar a su nuevo hogar, los draenei entraron en contacto con una extraña raza, los orcos. Una relación comercial se entablo entre ambos pueblos y cierto grado de cordialidad, sin llegar a la amistad, debido a las diferencias culturales. Empezó una época de prosperidad para los Draenei, construyendo refugios y santuarios a lo largo y ancho de Draenor. La esplendorosa ciudad de Shattrath, capital de los draenei y refugio de los Shattar y los Aldor, ordenes destinadas a la protección y defensa de la luz que predicaba Velen. Otros dos lugares de gran importancia serían el Templo de Karabor y la Fortaleza de la Tormenta. Uno, símbolo de la Sagrada Luz y hogar de Velen, el otro, el máximo exponente de la tecnología Naaru para viajar a través del espacio.


Kil’jaeden pasaba sus horas hurgando el cosmos, retorciéndose de furia, durante los eones que
precedieron al presente, buscaba a Velen, quería encontrarlo y destruirlo. Sería suerte o coincidencia, sus agentes lograron divisarlos en Draenor, y lo mejor de todo, Kil’jaeden no necesitaba traer cientos de miles de demonios, había encontrado algo mas “sutil” para culminar su venganza, los orcos. Ner’zhul, el más anciano y poderoso chamán, líder del clan Sombraluna, habitantes de las planicies cercanas al Templo de Karabor, sería su arma, su herramienta. Al igual que los eredar fueron engañados por Sargeras, Kil’jaeden engaño al viejo orco, haciéndole creer que los draenei conspiraban contra él. Los orcos, convencidos del engaño, lanzaron un ataque sorpresa sobre el templo, una sangrante masacre que arrasaría todo el mundo había dado comienzo. Velen, anonadado, envió emisarios en busca de razones de tal feroz ataque, solicitando una reunión en la sombra de la piedra sagrada de Oshu'gun. A pesar de ello, la única respuesta recibida fue el frío de las hachas. Ni siquiera el clan Lobo Gélido, Durotan y Drek'Thar quisieron escuchar, tomando como ofensa y blasfemia la simple posibilidad de influencias demoníacas.

Así pasaron los años entre ataques que superaban en violencia y crueldad a los anteriores, hasta que una nueva horda despunto en el horizonte. Gul’dan, aprendiz de Ner’zhul, fue mil veces más terrible que su maestro, llevando a cabo una orgía de destrucción y sangre. Ni siquiera la ciudad oculta de Telmor sobrevivió, cuyas defensas fueron franqueadas por el ingenioso Durotan, que descubrió como destruir la barrera de invisibilidad. El Templo de Karabor recibió su fatídico ataque final en manos de Gul'dan y sus nuevos guerreros, poseídos por una furia inconsciente. Sus salas fueron corrompidas y profanadas, Gul’dan tenía su victoria. Después de eso… una ola de destrucción acabo por fragmentar la resistencia draenei, desorientados, sin un lugar claro al que huir, ni siquiera Shattrath, convertida en ruinas. Afortunadamente Velen y algunos de sus seguidores huyeron a la Fortaleza de la Tormenta, y emplearon una de sus muchas torres para viajar por el espacio. Habían logrado escapar de las garras del vengativo Kil’jaeden.

Velen ahora lidera a su pueblo desde el Exodar, la torre con la que huyeron, meditando en la Cámara de las Luces, pensativo. Intenta escuchar los susurros de los Naaru y cuidadosamente, elegir cada nuevo paso que da, pues “el Impostor” observa.

_________________



nosotros no necesitamos comer, no necesitamos beber, no necesitamos tomar aliento. Nosotros los brujos, ¡podemos subsistir totalmente con el sufrimiento de nuestros enemigos
avatar
Zortarnor
Maestro Destructor

Mensajes : 268
Fecha de inscripción : 12/03/2010
Edad : 26

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Personajes Importantes de Warcraft

Mensaje  Zortarnor el Sáb Ago 14, 2010 12:26 pm

Thrall, Jefe de guerra de la horda



Comienzos

Thrall era el hijo de Durotan, cacique del clan de Frostwolf, y de Draka. Thrall fue encontrado entre los cuerpos sangrientos de sus padres asesinados por Aedalas Blackmoore, el general de todos los campos de internación para los orcos. Blackmoore volvió a su fortaleza, Durnholde, con Thrall, y lo educó como gladiador, con todo el salvajismo de un orco, pero con el intelecto estratégico afilado de un ser humano. Muchos lo entrenaron y fue cuidado por una mujer humana, tuvo como amiga a su hija, Taretha Foxton. Thrall demostró ser un estudiante excelente y un combatiente fenomenal. Él era listo, ágil y enorme incluso para estándares orcos. Sin embargo los golpes abusivos de Blackmoore dentro y fuera del ring comenzaron a acrecentar en él el deseo de irse. Taretha comenzó a escribirle letras en su prisión, y él le respondía. Eventualmente, le escribió a Taretha que se escaparía. Taretha creó una distracción mientras que Thrall se escapó de su célda. Salieron fuera de la fortaleza, y Taretha le dio provisiones y agua. Entonces dejó Durnholde, esperando nunca volver otra vez. Sin embargo, Thrall fue capturado y llevado a un campo de internación dirigido por el Lord Remka. Alli se encontro con un viejo orco con los ojos rojos y este le hablo de Gromm Helscremm y la Calavera de Gul'Dan, al saber esto, Trhall escapo nuevamente, y fue en busqueda de Gromm( que lo puso bajo su tutela). Gromm lo convirtio en todo un guerrero Orco, y destrozaron a la alianza en su 1º guerra por el poder de Kalimdor, ya que fueron invocados alli ( recordar que los orcos provienen de nagrand)

Éxodo de la Horda y la Legion Ardiente

Thrall, tiempo despues pudo formar su propio clan, un clan inmenso de proporciones de habitantes, lo diriguia por todo Azheroth, ya que Gromm quedo con el poder de Kalimdor. Una noche de Tormaneta, Thrall tubo una vision de un Cuervo (Medievh) este le ordeno que valla a Kalimdor a recuperar su Reino Natal. En el camino, se toparon con miles de peligros, ya sean desde Murlocs hasta Hydras. Al llegar, el se encontro con Tyrande Whisperwind y Jaina Proodmuree, junto a ellos lograria vencer a la la Legion Ardiente. Tomo mucho tiempo en que Medivh ·convenza a Thrall para unirse a ellos, pero finalmente cedio, y pusieron fin a la Legion en la Cima del Monte Hyajal. Thrall afianzo su Alianza con los Humanos y Elfos, pero no duraria mucho tiempo...

Vuelta a Draenor

Tras haber vencido a la Legion, Thrall decide volver por el portal de donde salieron, Thrall volvio a Draenor o Nagrand, a visitar a ese viejo sabio de ojos rojos, pero ·para su sorpresa, poca poblacion sobrevivo, ya que la legion habia arraado ese lugar. De alli proviene el colo oscuro de esos orcos.

La Fundacion de Orgrimmar

Tras todos estos sucesos, pasaron 20 años, y su clan se formo gigante y abarco toda la especie orca. Thrall decidio tomar el poder de Kalimdor que le dejo Gromm, asi que comenzo a formar un pueblo base, que mas tarde se formaria Capital de La Horda Orca. Junto al heroe de la Horda, Rexxar, se pudo forma Durotar ( proviene del nombre de su padre) y la capital Orgimmar.

_________________



nosotros no necesitamos comer, no necesitamos beber, no necesitamos tomar aliento. Nosotros los brujos, ¡podemos subsistir totalmente con el sufrimiento de nuestros enemigos
avatar
Zortarnor
Maestro Destructor

Mensajes : 268
Fecha de inscripción : 12/03/2010
Edad : 26

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Personajes Importantes de Warcraft

Mensaje  Zortarnor el Lun Ago 16, 2010 12:14 am

Cairne BloodHoof



Nace: 518.

Edad: 103 años.

Ocupación: Alto Jefe de la Horda; Jefe del Clan tauren de los Bloodhoof; Señor de Mulgore.


El viento susurra un nombre... un nombre que se pierde en las eras... La tradición oral ha pasado de generación en generación, de abuelos a padres y a hijos. Es cantada por la brisa que mueve la hierba que luego ha de consumir la hoguera. Los espíritus hablan a los corazones de las criaturas, pues es la voluntad de la Madre Tierra que todo lo que crece, aprenda y luego, dé alimento a los pastos, en un ciclo que no tiene fin.

Por siglos, el pueblo de los Shu'halo ha vagado por las amplias e interminables estepas de Mulgore, la tierra que la Madre Tierra ha dado a sus hijos por heredad.

Nadie sabe cuándo ni como surgieron los Shu'halo, pero la leyenda dice que la Madre Tierra, Dadora de Vida, creo los campos de grano a partir de las nubes, campos extensos pletóricos de vida, donde los Hijos de la Madre Tierra, los Shu'halo, levantándose del polvo, corrieron bajo la sempiterna mirada vigilante de sus ojos, An'she, el Sol, y Mu'sha, la Luna.

Los Shu'halo vivieron en estado de gracia durante años, pero cayeron ante los murmullos, los susurros malignos que provenían de debajo de la tierra, y conocieron la maldad. La Madre Tierra se lamentó por la desgracia de sus escogidos y apartó sus ojos. Es por eso que An'she y Mu'sha están condenados a perseguirse eternamente uno detrás del otro, sin poder jamás alcanzarse.

Aún así, la Madre Tierra continuaba amando a sus hijos, e influyó en ellos para que amaran la cacería. Los Shu'halo se volvieron grandes cazadores, pero hubo un espíritu que logró escapar de ellos, Apa'ro, el Gran Ciervo Blanco. Los Shu'halo persiguieron a Apa'ro hasta los confines del mundo, pero el Gran Ciervo huyó hacia los cielos, donde su cornamenta de plata se quedó enredada entre las estrellas. Mu'sha, compadeciéndose de Apa'ro, le liberó de su prisión, pero ella quedó prendada de su belleza y se enamoró de él. Mu'sha, entonces, concibió un hijo de Apa'ro, al que llamaron Cenarius, porque unió el cielo y la tierra.

Cenarius creció entre los bosques, para orgullo de su padre, y con el tiempo, se hizo amigo de los Shu'halo. Les enseñó a hablar con el viento, a sentir la fuerza del fuego, a escuchar a los árboles y entender el lenguaje de los ríos. Fue así como mil años antes de que naciera el primer Kaldorei, Cenarius, el primer Shan'do (Shan'do es una palabra darnassiana que significa "reverenciado maestro") enseñó el camino del druidismo a los Hijos de la Madre Tierra.

Sin embargo, Zaetar, el Guardián de los Bosques e hijo mayor de Cenarius, fue consumido por la locura del amor por Theradras, princesa de la tierra y de los elementales. Y de aquella monstruosa unión nacieron los cinco primeros Khanes de los Centauros.

Los horroríficos Centauros odiaban todo y a todos, y mataron a su propio padre. Juraron la guerra contra todas las razas del mundo, y atacaron a los pacíficos Shu'halo y les despojaron de sus tierras en Mulgore. A partir de allí, los Shu'halo vagarían como errantes peregrinos por los desérticos Yermos del este de Kalimdor, por generaciones, siempre en retirada, siempre sin tener un lugar al que llamar hogar...

Huerfano de padre, Carnie crecio como la mayoria de los Taurens, cosechando plantas y demas cosas, pero mediante pasaba los años crecia su fuerza con la Madre Naturaleza. Asi hasta que empezo a dirigir su pequeño clan, los Bloodhoof, que combatian contra los Centauros. Fueron obligadoas a desplazarse a la costa por los centauros, y alli establecieron una ciudad precoz. Una mañana ven llegar a los orcos, y con ellos su futuro, ya que comparten muchas igualdades. Thrall, le cuenta al jefe Tauren de las historias que pasaron, asi que van rumbo a un orcaulo que le indica el destino de la horda. Cairne acompaña a los orcos a la Batalla del Monte Hyajal. Exausto junto a su pueblo, Cairne vuelve a Kalimdor, y encuentran un lugar de paz, y de inmenzos pastos, Mulgore, alli establece su Capital y se pone en resguardo de la Horda para futuras generaciones.

Cairne Bloodhoof es figura de honor, valentía y orgullo. Es el líder sabio que guía y defiende a su pueblo, tanto espiritual como materialmente. No duda de sus convicciones, pues está seguro que sus decisiones son tomadas con sabiduría. Mas, no alardea de ello. Los años le han enseñado a respetar a todo ser viviente, a comprender los designios de la Madre Tierra y hacer feliz aún en la miseria. Su corazón no es egoísta, por el contrario, es una criatura dulce en un cuerpo monumental de guerrero. Su heroísmo y su nombre serán recordados por generaciones. Está listo para el llamado de la Madre Tierra.

_________________



nosotros no necesitamos comer, no necesitamos beber, no necesitamos tomar aliento. Nosotros los brujos, ¡podemos subsistir totalmente con el sufrimiento de nuestros enemigos
avatar
Zortarnor
Maestro Destructor

Mensajes : 268
Fecha de inscripción : 12/03/2010
Edad : 26

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Personajes Importantes de Warcraft

Mensaje  Zortarnor el Lun Ago 16, 2010 4:25 pm

Vol´Jin



Sexo: Masculino

Raza: Troll

Clase: Cazador de sombras

Ocupación: Lider de la tribu Darkspear y consejero de Thrall

Estado: Vivo

Familia: Sen'jin (Padre)

Vol’jin es el hijo y aprendiz del curandero troll Sen’jin, líder de la tribu de los Darkspear que vivió en un pequeño archipiélago en el valle de Stranglethorn. Durante este periodo de tiempo, los trolls Darkspear fueron casi eliminados por los humanos y los constantes ataques de los murloc. Solo gracias a la oportuna intervención de Trhall y los orcos, pudo sobrevivir algún troll. Sen’jin murió bravamente en las islas intentando salvar a su gente. Con la muerte de Sen’jin, Vol’jin se convirtió en el jefe cazador de sombras para la tribu. Para agradecer a Thrall el haber salvado a su gente, Vol’jin juro su lealtad a la Horda.

Durante la tercera guerra, Vol’jin y los trolls Darkspear lucharon junto a los orcos contra la Legión Ardiente. Después de la guerra, Vol’jin asentó a la tribu en las islas Echo, justo en la orilla de Durotar. De cualquier forma, no tardo en aparecer otro peligro bajo la flota de exploración del gran Almirante Proudmoore. Vol’jin ayudo a Rexxar y a Rokhan a evacuar a la tribu Darkspear, convirtiéndolos a los dos en wyverns permitiéndoles así atacar a la Alianza desde arriba proporcionándoles un escuadrón de jinetes murciélagos troll. Después de ayudar a la Horda a contrarrestar la invasión humana, Vol’jin, reestableció la tribu Darkspear en la ciudad de Sen’jin en la costa sur de Durotar.

Vol’jin reside actualmente en la fortaleza de Thrall en Ogrimmar, ayudandole y guiando a su gente a un futuro mejor.

_________________



nosotros no necesitamos comer, no necesitamos beber, no necesitamos tomar aliento. Nosotros los brujos, ¡podemos subsistir totalmente con el sufrimiento de nuestros enemigos
avatar
Zortarnor
Maestro Destructor

Mensajes : 268
Fecha de inscripción : 12/03/2010
Edad : 26

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Personajes Importantes de Warcraft

Mensaje  Zortarnor el Miér Ago 18, 2010 11:36 pm

Archimonde, El Destructor



Alzamiento

Poco se conoce de la vida de Archimonde antes de su corrupción. Solo se sabe que gobernaba a los antiguos Eredar (ahora Draenei) junto con Velen y Kil'jaeden. En su vida pasada era un mago ingenioso y craismático, rasgos que con Sargeras cambiaron por friamente calculador, brutal e increiblemente poderoso. Mientras Kil'jaeden cazaba a los Draenei por el universo y reclutaba nuevas fuerzas demoniacas, Archimonde se dedicaba a los estudios de la magia junto con el resto de los Eredar. Con el tiempo, incluso los Nathrezim (Los señores del terror) se veian poco comparado con los poderes que esta nueva raza de la legión aprendia a controlar. Bajo las órdenes del titan oscuro consumieron incontables mundos.

Guerra de los Antiguos

Las estúpidas acciones de la reina Azshara, gobernante de los elfos nocturnos, permitieron a Archimonde y otros generales de la cruzada ardiente entrar a Azeroth. Lucharon por dias contra elfos, tauren, dríades, druidas e incluso dragones... pero nada parecia poder enfrentarlos.
Fue solo gracias a Tyrande y los hermanos Stormrage, que un grupo de rebeldes entró al castillo de la reina y destruyó el portal antes de que el mismo Sargeras pudiera entrar al plano. Al perder su conexión con el mundo, los demonios fueron tragados por el vórtice y enviados nuevamente a su dimensión.

La segunda invasión de la legión (Eventos durante la 3ra guerra)

El azote había acabado con los humanos de Lordaeron, arrasado las ciudades élficas en el norte e incluso matado a los magos mas poderosos de Dalaran. Todo estaba preparado.
El lich Kel'Thuzad, robó un antiguo tomo demoníaco de las mazmorras de la ciudad mágica, y en sus afueras condujo el ritual que abriría un nuevo portal. Archimonde se regocijó al posar sus pies nuevamente en Azeroth y sin perder tiempo destruyó Dalaran con un simple conjuro.
Uno a uno los demonios pasaron y se unían al castigo del mundo. Pero algo habia cambiado.
Archimonde comprendió que durante los eventos de su anterior llegada, la tierra cambió y ahora existían varios continentes. Cuando descubrió a los elfos nocturnos en Kalimdor, abandonó los reinos del este y toda su armada dirigió su furia contra sus antiguos rivales.

El fin de El Destructor

Acabando con los bosques de Ashenvale (Vallefresno), Archimonde ideó un plan. Su mirada se posó sobre el gran árbol Nordrassil y fue entonces que lo volvió su nuevo objetivo. Si lograba alcanzar la cima del monte donde se encontraba y drenaba sus energías, se volvería increiblemente poderoso y destruiría la fuente de inmortalidad de los elfos nocturnos.
Sus planes no quedaron ocultos al profeta Medivh. Hace tiempo que el habia predicho estos eventos y fue gracias a sus esfuerzos que al llegar al Monte Hyjal, Archimonde encontró un gigantesco ejército de fuerzas mortales. Alianza, Centinelas y Horda. Todos preparados para detener a los demonios, de una vez por todas.
Dio inicio la batalla mas grande de todos los tiempos. Sin esperanzas de ganar, Malfurion Stormrage ideó un plan. La gigantesca fuerza mortal no podía detener a los demonios, pero si alentarlos. Utilziando estrategias de retirada, trampas, y golpes y retroceso, permitieron que Archimonde llegara al árbol, solo cuando estaban preparados.
Lo que para el sirviente de Sargeras era una gran victoria, no fue mas que una trampa. Mientras posaba sus manos sobre Nordrassil, un millar de wisps (antiguos espíritus de la naturaleza) se abalanzaron contra el y detonaron en una tremenda explosión magica que sacudió todo Kalimdor.
Hoy en dia pueden visitarse las ruinas del monte, y en la base del muerto gran árbol se ven unos gigantescos huesos. Un recordatorio de que tan cerca el mundo estubo de su destrucción, y de como al olvidarse de sus odios, los mortales podrán enfrentar unidos a cualqueir enemigo.

_________________



nosotros no necesitamos comer, no necesitamos beber, no necesitamos tomar aliento. Nosotros los brujos, ¡podemos subsistir totalmente con el sufrimiento de nuestros enemigos
avatar
Zortarnor
Maestro Destructor

Mensajes : 268
Fecha de inscripción : 12/03/2010
Edad : 26

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Personajes Importantes de Warcraft

Mensaje  tasdown¡¡ el Lun Ago 23, 2010 5:37 pm

k campechano es Vol'Jin.
avatar
tasdown¡¡
Asaltante del caos

Mensajes : 16
Fecha de inscripción : 12/03/2010
Edad : 25

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Kil'Jaeden

Mensaje  tasdown¡¡ el Lun Ago 23, 2010 5:42 pm

Kil’jaeden el embaucador es la mano derecha del titán caído, Sargeras. Al lado de su camarada, Archimonde El Corruptor, él era el teniente principal del Destructor, manipulando los hilos del destino para asegurar la destrucción de todos los mundos flotantes en Twisting Nether por la Legión Ardiente. Desde la muerte de Sargeras, él se ha hecho el Amo de la Legión Ardiente – y ahora busca vengarse por los reveses causados por las razas mortales de Azeroth.

.

Primero en las filas eredar, el Señor Kil’jaeden el embaucador es tan vil como poderoso. Elegido hace veinticinco mil años campeón y teniente principal de Sargeras, Superando al demonios ahora muerto, Archimonde, Kil’jaeden esclavizó a los Señores de la muerte, y a su líder, Tichondrius, que juró seguir las ordenes del oscuro Kil’jaeden para acoger a todas las raza posibles en los ejércitos de la Legión Ardiente. La maléfica Legión destruyo mundo tras mundo dejando una estela de fuego y destrucción. Mientras Archimonde condujo a los ejércitos de la Legión, su tamaño y potencial destructivo sólo se le podían conceder a Kil’jaeden. Kil’jaeden no tiene ningún miramiento para ejecutar las sentencias.

Él es misericordioso con los fracasos de sus servidores, a condición de que ellos no se líen, y les permite la posibilidad de redimirse, una política que utiliza para mantener unida la lealtad de sus hombres. Kil’jaeden también acepta las excusas y las explicaciones de los que le sirven con consideración y mérito. Esas políticas están en directo contraste con las de Archimonde, que se puede resumir en ” tener éxito o morir”.

Kil’jaeden considera a Velen, quién fue considerado como un hermano, como su archienemigo, y ha gastado una enorme energía sobre lo él que creía como la traición de Velen, debido a la confusión de sus servidores y Archimonde. Incluso en esta venganza, Kil’jaeden fue capaz de guarda su ego y sacarlo de la ecuación, de ese modo su venganza sobre el draenei fue lo mas terrible que viera cualquiera de los otros enemigos de la Legión…

Los poderes exactos del embaucador son desconocidos. Él es el maestro de las ilusiones ya se ha visto con la aparición ante Illidan y ante Ner’zhul y los orcos. Kil’jaeden también tiene demostrada su capacidad total (una habilidad por parte de Archimonde), pero lo que quizás no tenga limite es su habilidad para cambiar de forma. Aunque esos son los únicos poderes que se observaron en los años recientes, suponer que esos viajes poderosos son los límites de su poder es un grave error. Él esta haciendo con los esclavos de los Señores del Terror, una proeza que constituye un requerimiento inmenso y astuto y una impresionante magia, y su rango con la Legión y los eredar estan observando como esta sobrepasando a Archimonde. Incluso antes de su transformación, Velen reconoció que Kil’jaeden era mejor que Archimonde, y superior en materia de lo arcano.

Sin embargo, la capacidad de sus poderes no esta dentro de las fronteras de las habilidades físicas y mágicas. Sus rivales le colocan el la primera posición en la legión Ardiente, y acertadamente el toma el titulo del embaucador. Él dirigió la corrupción de los orcos con un pequeño gasto de magia, un plan ejecutado casi enteramente por manipulación.
avatar
tasdown¡¡
Asaltante del caos

Mensajes : 16
Fecha de inscripción : 12/03/2010
Edad : 25

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Sargeras

Mensaje  tasdown¡¡ el Lun Ago 23, 2010 5:59 pm

Con el tiempo, seres demoníacos lograron entrar en los mundos de los titanes desde El Vacío Abisal y el Panteón eligió a Sargeras, su guerrero más destacado, para combatir en primera línea. Noble gigante de bronce fundido, Sargeras desempeñó su papel durante incontables milenios, buscando y destruyendo a los demonios allí por donde iba.



Durante millones de años, Sargeras se enfrentó a dos poderosas razas demoníacas, las cuales se habían propuesto obtener el poder y el dominio sobre el universo físico.

Los Eredar, una raza insidiosa de malignos hechiceros, utilizó la brujería para invadir y dominar diversos mundos. Las razas autóctonas de estos planetas experimentaron mutaciones causadas por los malignos poderes de los Eredar y se convirtieron en demonios.

Si bien los poderes casi ilimitados de Sargeras fueron más que suficientes para derrotar a los malvados Eredar, tuvo grandes problemas generados por la corrupción de las criaturas y al mal que todo lo consume. Incapaz de comprender tanta depravación, el gran titán cayó en una amarga depresión. A pesar de su creciente malestar, Sargeras liberó al universo de la presencia de los brujos, recluyéndolos en un rincón de El Vacío Abisal.

Sargeras
Mientras su confusión y tristeza crecían, Sargeras se vio obligado a luchar contra otro intento del grupo de perturbar el orden de los titanes: los Nathrezim. Esta raza oscura de demonios vampíricos (también conocidos como señores del terror), conquistó varios planetas densamente poblados, poseyendo a sus habitantes y convirtiéndolos en sombras.

Los nefastos e intrigantes señores del terror enfrentaron a todas las naciones entre sí, manipulándolas hasta el odio irreflexivo y la desconfianza. Sargeras derrotó a los Nathrezim fácilmente, pero su corrupción lo afectó profundamente.

Puesto que la duda y la desesperación ensombrecieron los sentidos de Sargeras, perdió toda la fe no solo en su misión, sino también en la visión que los titanes tenían de un universo ordenado. Finalmente, llegó a creer que el concepto de orden era una locura, y que el caos y la depravación eran los valores absolutos del oscuro y solitario universo.

Sus compañeros titanes intentaron persuadirlo de su error y apaciguar su trastorno, pero él no creyó en las afirmaciones optimistas de los titanes, considerándolas engaños y artimañas interesadas. Abandonando a sus compañeros para siempre, Sargeras partió en busca de su propio lugar en el universo. Si bien el Panteón lamentaba su partida, los titanes no podían imaginar hasta dónde llegaría su hermano extraviado.

Cuando la locura de Sargeras había consumido los últimos vestigios de su valiente espíritu, llegó a creer que los propios titanes eran los responsables del error de la creación. Finalmente, decidió cambiar las cosas en todo el universo, creando un ejército imparable capaz de destruir todo el universo físico.

Sargeras el demonio
Incluso la forma titánica de Sargeras experimentó una deformación ocasionada por la corrupción que había poseído su otrora noble corazón. Sus ojos, sus cabellos y su barba desprendían fuego, y su piel color bronce se cuarteó, revelando un manantial de furia abrasadora.

En su ira, Sargeras echó abajo las prisiones de los Eredar y los Nathrezim, liberando a los repugnantes demonios. Estas malvadas criaturas se inclinaban ante la inconmensurable furia del titán oscuro y ofrecieron servirle de todas las formas posibles. Entre las filas de los poderosos Eredar, Sargeras eligió a dos campeones para dirigir a su demoníaco ejército de destrucción.

Kil’jaeden el Impostor fue elegido para reclutar a las razas más oscuras del universo y alistarlas en las filas de Sargeras. El segundo Campeón, Archimonde el Rapiñador, fue elegido para dirigir los vastos ejércitos de Sargeras en la lucha contra todo el que se resistiera a la voluntad del titán.

Kil'jaeden
La primera medida de Kil’jaeden fue esclavizar a los vampíricos señores del terror bajo su terrible poder. Los señores del terror actuaban como agentes personales del titán por todo el universo, eligiendo para su maestro razas primitivas susceptibles de ser corrompidas y doblegadas. El primer señor del terror era Tichondrius el Ensombrecedor. Tichondrius era el Soldado perfecto de Kil’jaeden y accedió a propagar el mal abrasador de Sargeras por todos los rincones oscuros del universo.

Archimonde también otorgó poderes a sus propios agentes. Congregando a los malvados señores del infierno y a su bárbaro líder Mannoroth el Destructor, Archimonde preparó una élite de guerra capaz de exterminar todo rastro de vida de la creación.

Cuando Sargeras vio que tenía un ejército poderoso y listo para seguir todas sus órdenes, lo hizo rastrear todos los rincones de la Gran Oscuridad. Llamó a su ejército la Legión Ardiente. Hasta el momento, no se sabe cuántos planetas han sido exterminados por este ejército en su nefasta Cruzada Ardiente por todo el universo.
avatar
tasdown¡¡
Asaltante del caos

Mensajes : 16
Fecha de inscripción : 12/03/2010
Edad : 25

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ner'zul / El Rey Lich

Mensaje  tasdown¡¡ el Lun Ago 23, 2010 6:20 pm


Los clanes orcos, unidos al mundo de Draenor por una noble cultura chamánica durante miles de años, no sabían nada sobre corrupción o decadencia espiritual. Sin embargo, los siniestros agentes de la Legión de Fuego quisieron utilizarlos para forjar un ejército voraz e imparable. El astuto demonio Kil’jaeden, el número dos de la Legión, vio en los salvajes guerreros un gran potencial para el asesinato y el derramamiento de sangre y decidió corromper su tranquila sociedad desde dentro.
Kil’jaeden se presentó al líder más respetado de los orcos, el chamán anciano Ner’zhul, y le prometió que otorgaría a los orcos un gran poder y los convertiría en los indiscutibles dueños del mundo. Incluso ofreció al viejo chamán un conocimiento místico ilimitado si aceptaba vincular su persona y su gente a la voluntad de la Legión. Ner’zhul era calculador y ambicioso por naturaleza y aceptó la oferta de Kil’jaeden: hizo un Pacto de Sangre con el demonio. Con ese pacto Ner’zhul había sellado el destino de los orcos y los había condenado a convertirse, sin quererlo, en esclavos de la Legión de Fuego.

Pasado un tiempo, Kil’jaeden vio que Ner’zhul no tenía la voluntad o la audacia necesarias para llevar hasta el final su plan de convertir a los orcos en la Horda sedienta de sangre. Ner’zhul, que se había dado cuenta de que su pacto con Kil’jaeden significaría la aniquilación de su raza, se negó a seguir ayudando al demonio. Enfurecido por la rebeldía del chamán, Kil’jaeden juró vengarse de Ner’zhul y aseguró que corrompería a los orcos incluso contra su voluntad. Kil’jaeden encontró un nuevo aprendiz deseoso de llevar a los orcos hacia el camino de la alineación: ese aprendiz era Gul’dan, el perverso protegido de Ner’zhul.
Con la ayuda de Kil’jaeden, Gul’dan completó con éxito aquello en lo que su maestro había flaqueado. El malvado y ambicioso orco abolió la antigua práctica del chamanismo (que sustituyó con el estudio de las demoníacas magias de brujo) y unió los clanes orcos en la voluble Horda que Kil’jaeden había imaginado. Ner’zhul, impotente e incapaz de detener al que había sido su aprendiz, sólo podía mirar el dominio con que Gul’dan transformaba a los orcos en agentes de destrucción despojados de toda voluntad propia.
Pasaron los años mientras Ner’zhul reflexionaba en silencio en el rojo mundo de Draenor: observó a su gente perpetrar la primera invasión de Azeroth, oyó los relatos de la Segunda Guerra de los orcos contra la Alianza de Lordaeron y fue testigo de la traición y corrupción que parecía estar destruyendo a su pueblo desde dentro. A pesar de que Gul’dan era quien dominaba el oscuro destino de la Horda, Ner’zhul sabía que era él el único responsable puesto que había puesto todo el mecanismo en marcha.
Poco después del final de la Segunda Guerra, la noticia de la derrota de la Horda llegó hasta los orcos que habían permanecido en Draenor. Cuando supo que la Horda había fracasado en el cumplimiento de la misión de conquistar Azeroth, Ner’zhul temió que Kil’jaeden y la Legión tomaran represalias contra los orcos que quedaban. Para escapar de la inminente cólera de Kil’jaeden, Ner’zhul abrió varios portales místicos que llevaban a mundos nuevos e incontaminados. El viejo chamán reunió a los clanes orcos que quedaban y planeó dirigirlos a través de uno de los portales hacia un nuevo destino.
Antes de que pudiera poner su plan en práctica, Ner’zhul se vio obligado a vérselas con una expedición que la Alianza había enviado a Draenor para destruir a los orcos para siempre. Los leales clanes de Ner’zhul lograron mantener a raya a las fuerzas de la Alianza mientras el viejo chamán abría los terribles portales mágicos. Horrorizado, Ner’zhul se dio cuenta de que las tremendas energías de los portales desgarraban el mismísimo centro de Draenor. Mientras las fuerzas de la Alianza empujaban a los orcos a las profundidades de ese mundo infernal, Draenor empezó a plegarse sobre sí mismo. Viendo que los clanes combatientes no llegarían jamás a tiempo a los portales, Ner’zhul los abandonó egoístamente a su suerte y escapó con sus más fervientes seguidores a la zaga. El malvado grupo de orcos atravesó el portal que habían elegido justo en el momento en el que Draenor saltaba en pedazos en una explosión apocalíptica. El viejo chamán se creyó afortunado por haber escapado a la muerte …
Irónicamente, viviría lo suficiente para arrepentirse de su ingenuidad.

Justo cuando Ner’zhul y sus seguidores entraban en el Averno Astral, el plano etéreo que conecta todos los mundos dispersos en la Gran Oscuridad del Mas Allá, cayeron en una emboscada de Kil’jaeden y sus demoníacos secuaces. Kil’jaeden, que había jurado vengarse del orgulloso desafío de Ner’zhul, torturó sin piedad al viejo chamán descuartizando lentamente su cuerpo. Kil’jaeden mantuvo el espíritu del chamán vivo e intacto para que Ner’zhul fuera dolorosamente consciente del desmembramiento de su cuerpo. Aunque Ner’zhul rogó al demonio que liberara su espíritu y le concediera la muerte, el demonio replicó en tono oscuro que el Pacto de Sangre que habían sellado tiempo atrás aún era vinculante y que volvería a servirse de su caprichoso títere una vez más.
El fracaso de los orcos en la conquista de Azeroth, tal y como esperaba la Legión, forzó a Kil’jaeden a crear un nuevo ejército para sembrar el caos en todos los reinos de la Alianza. No se permitiría a este nuevo ejército ser presa de las mismas luchas internas y rivalidades insignificantes que habían envenenado a la Horda. Tendría que ser obstinado, despiadado e inquebrantable en su misión. Esta vez Kil’jaeden no podía fallar.
Mientras mantenía el torturado e indefenso espíritu de Ner’zhul en éxtasis, Kil’jaeden le dio una última oportunidad: servir a la Legión o sufrir un tormento eterno. Una vez más, Ner’zhul pactó temerariamente con el demonio.
Es espíritu de Ner’zhul fue colocado en un bloque especial de hielo duro como el diamante recogido en los confines del Averno Astral. Encerrado en el casco helado, Ner’zhul notó que su conciencia se centuplicaba. Envuelto por los caóticos poderes del demonio, Ner’zhul se convirtió en un ser espectral de inconmensurable poder. En ese momento, el orco conocido como Ner’zhul desapareció para siempre... y nació el Rey Lich.
También los leales caballeros de la muerte de Ner’zhul y sus seguidores brujos fueron transformados por las caóticas energías del demonio. Los malvados lanzadores de conjuros fueron despedazados y reconstruidos como liches esqueléticos. Los demonios se habían asegurado de que los seguidores de Ner’zhul lo sirvieran incondicionalmente incluso en la muerte.
Cuando llegó el momento adecuado, Kil’jaeden explicó pacientemente la misión para la que había creado al Rey Lich: Ner’zhul tenía que extender una plaga de muerte y terror por todo Azeroth, una plaga que acabaría con la civilización humana para siempre. Todos aquellos que murieran a causa de la temida plaga se alzarían como muertos vivientes y sus espíritus estarían ligados a la férrea voluntad de Ner’zhul para siempre. Kil’jaeden prometió que si Ner’zhul cumplía su oscura misión y eliminaba a la humanidad del mundo, lo liberaría de su maldición y le procuraría un nuevo cuerpo sano en el que vivir.
Aunque Ner’zhul parecía dispuesto e incluso ansioso por interpretar su papel, Kil’jaeden dudaba de la lealtad de su títere. Al mantener al Rey Lich sin cuerpo y atrapado en el arca de cristal, se aseguraba su buena conducta a corto plazo, pero el demonio sabía que tendría que vigilarlo constantemente. Con este fin, Kil’jaeden convocó a su elite de guardias demoníacos, los vampíricos Señores del terror y les ordenó que vigilaran a Ner’zhul y se aseguraran de que cumplía su terrible tarea. Tichondrius, el más poderoso y astuto de los Señores del terror, aceptó el reto fascinado por el rigor de la plaga y por el desenfrenado potencial para el genocidio del Rey Lich.

Kil’jaeden lanzó el arca de hielo de Ner’zhul al mundo de Azeroth. El cristal endurecido atravesó como un rayo el cielo de la noche y se estrelló en el desolado continente ártico de Northrend. Quedó enterrado en las profundas y sombrías galerías del glaciar Corona de Hielo. El cristal congelado, deformado y marcado por su violento descenso, parecía ahora un trono... y el espíritu vengativo de Ner’zhul se agitaba en su interior.
Desde los confines del Trono de Hielo, Ner’zhul empezó a expandir su vasta conciencia y a tocar las mentes de los habitantes de Northrend. Esclavizó con sorprendente facilidad las mentes de muchas criaturas indígenas, como trolls de hielo y fieros wendigos, y arrastró a sus malvados hermanos hasta su creciente sombra. Descubrió que sus poderes psíquicos eran casi ilimitados y los utilizó para crear unpequeño ejército al que albergó en los retorcidos laberintos de la Corona de Hielo. Mientras el Rey Lich dominaba sus crecientes poderes bajo la persistente vigilancia de los Señores del terror, descubrió un remoto asentamiento humano en la periferia de la Tierra de los Dragones. Ner’zhul decidió poner a prueba sus poderes y también a la terrible plaga utilizando a los desprevenidos humanos como objetivo.
Ner’zhul envió la plaga de los muertos vivientes que había tenido origen en la profundidad del Trono de Hielo hacia los páramos árticos. Controlando la plaga tan solo con su voluntad, la condujo directamente hacia la aldea humana: en tres días todas las almas humanas del lugar estaban muertas, y en un periodo de tiempo sorprendentemente breve los aldeanos muertos empezaron a alzarse como cuerpos zombificados. Ner’zhul podía sentir cada uno de sus espíritus y pensamientos como si fueran los suyos propios. La agitación cacofónica de su mente hizo a Ner’zhul todavía más poderoso, como si los espíritus le proporcionaran un alimento largamente ansiado. Se dio cuenta de que controlar las acciones de los zombis y dirigirlos hacia donde él quisiera era un juego de niños. En los meses siguientes, Ner’zhul continuó experimentando con su plaga de muertos vivientes al subyugar a todos los habitantes humanos de Northrend. Con un ejército de muertos vivientes que crecía cada día, sabía que el momento de su prueba definitiva estaba cerca.

Durante diez largos años, Ner’zhul construyó su base de poder en Northrend. Se erigió una gran ciudadela sobre la Corona de Hielo atendida por legiones de muertos vivientes cada vez más numerosas. Sin embargo, mientras el Rey Lich extendía su influencia por la tierra, un solitario y sombrío imperio se oponía a su poder. El antiguo y subterráneo reino de Azjol-Nerub, que había sido fundado por una raza de siniestras arañas humanoides, envió a su elite guerrera a atacar la Corona de Hielo y acabar con el loco intento de dominio del Rey Lich. Ante su frustración, Ner’zhul se dio cuenta de que los malvados Nerubians eran inmunes tanto a la plaga como a su dominación telepática.
Los señores-araña Nerubian contaban con enormes fuerzas y con una red subterránea que se extendía hasta casi la mitad de la amplitud de Northrend. Sus ataques relámpago sobre las fortalezas del Rey Lich frustraban uno tras otro todos sus intentos de acabar con ellas. Al final, Ner’zhul ganó su guerra contra los Nerubians por desgaste. Con la ayuda de los furiosos Señores del terror y sus innumerables guerreros muertos vivientes, el Rey Lich invadió Azjol-Nerub e hizo caer sus templos subterráneos sobre las cabezas de los señores-araña.
Aunque los Nerubians eran inmunes a su plaga, los crecientes poderes nigrománticos de Ner’zhul le permitieron animar los cadáveres de los guerreros araña y doblegarlos a su voluntad. Como homenaje a su tenacidad y audacia, Ner’zhul adoptó el distintivo estilo arquitectónico de los Nerubians para sus propias fortalezas y estructuras. Había llegado el momento de gobernar su reino sin oposiciones: el Rey Lich empezó a prepararse para su verdadera misión en el mundo. Extendiendo su vasta conciencia hasta las tierras humanas, el Rey Lich llamaba a todas las almas oscuras que quisieran escucharle...

Un puñado de poderosas personas, diseminadas a lo largo y ancho del mundo, oyó las invocaciones mentales del Rey Lich. La más notable de todas ellas fue el Archimago Kel’Thuzad de la mágica nación de Dalaran. Kel’Thuzad, uno de los miembros ancianos del Kirin Tor, el concilio dirigente de Dalaran, había sido considerado un inconformista durante años, porque insistía en estudiar las artes prohibidas de la nigromancia. Tuvo de aprender solo todo lo que pudo sobre el mundo mágico y sus maravillas oscuras y se sentía frustrado por lo que él veía como los preceptos obsoletos y faltos de imaginación de sus semejantes. Cuando oyó la poderosa llamada de Northrend, el Archimago concentró toda su considerable voluntad en la comunión con la misteriosa voz. Convencido de que el Kirin Tor era demasiado remilgado para comprender el poder y el conocimiento propios de las artes oscuras, prometió aprender lo que pudiera del inmensamente poderoso Rey Lich.
Renunciando a su fortuna y a su prestigiosa posición política, Kel’Thuzad abandonó las directrices del Kirin Tor y dejó Dalaran para siempre.
Empujado por la persistente voz del Rey Lich en su mente, vendió sus amplias propiedades y guardó su fortuna. Viajó solo y atravesó muchas leguas de tierra y mar hasta que finalmente llegó a las costas heladas de Northrend. Con la determinación de llegar a la Corona de Hielo y ofrecer sus servicios al Rey Lich, el Archimago atravesó las ruinas devastadas de Azjol-Nerub. Kel’Thuzad vio el alcance y ferocidaddel poder de Ner’zhulr con sus propios ojos y empezó a pensar que aliarse con el misterioso Rey Lich no sólo sería inteligente, sino que además podía resultar muy provechoso.
Al cabo de largos meses caminando por las inhóspitas llanuras árticas, Kel’Thuzad llegó por fin al oscuro glaciar de la Corona de Hielo. Entró con audacia en la oscura ciudadela de Ner’zhul y se sorprendió mucho de que los silenciosos guardias le permitieran pasar como si se le esperara. Kel’Thuzad descendió a las profundidades de la fría tierra y encontró el camino que llevaba al fondo del glaciar. Allí, en la interminable caverna de hielo y sombras, se postró ante el Trono de Hielo y ofreció su alma al oscuro señor de los muertos.
El Rey Lich estaba satisfecho con su último conscripto. Prometió a Kel’Thuzad inmortalidad y enorme poder a cambio de su lealtad y obediencia. Kel’Thuzad, ansioso por recibir oscuros conocimientos y poder, aceptó su primera gran misión: ir al mundo de los hombres y fundar una nueva religión que adoraría al Rey Lich como a un dios.
Para ayudar al Archimago en el cumplimiento de su misión, Ner’zhul dejó la humanidad de Kel’Thuzad intacta. El anciano pero carismático mago tendría que utilizar sus poderes de ilusión y persuasión para atraer la confianza de las masas privadas de derechos y desencantadas de Lordaeron. Y una vez tuviera su atención, les ofrecería una nueva visión de sociedad... y otra figura a la que llamar rey...
Kel’Thuzad volvió a Lordaeron disfrazado y por espacio de tres años utilizó su fortuna e intelecto para crear una hermandad clandestina de hombres y mujeres de ideas afines. La hermandad, que bautizó con el nombre de Culto de los Malditos, prometió a sus acólitos igualdad social y vida eterna en Azeroth a cambio de su servicio y obediencia a Ner’zhul. Los meses pasaban y Kel’Thuzad encontraba muchos voluntarios convencidos entre los cansados y explotados trabajadores de Lordaeron. Sorprendentemente, el objetivo de Kel’Thuzad de distorsionar la fe de los ciudadanos en la Luz Sagrada y dirigirla hacia la oscura sombra de Ner’zhul fue fácil de alcanzar. Mientras el Culto de los Malditos crecía en número e influencia, Kel’Thuzad se aseguraba de mantener sus maquinaciones ocultas en todo momento a los ojos de las autoridades de Lordaeron.

Después del éxito de Kel’Thuzad en Lordaeron, el Rey Lich empezó los preparativos finales para su ataque a la civilización humana. Colocó sus energías de plaga en unos artefactos portátiles llamados calderos de la plaga y ordenó a Kel’Thuzad que transportara los calderos hasta Lordaeron, donde deberían esconderse entre las diferentes aldeas controladas por el culto. Los calderos, protegidos por los leales seguidores del culto, actuarían como generadores de plaga y la filtrarían a través de las confiadas tierras de labranza y ciudades del norte de Lordaeron.
El plan del Rey Lich funcionó a la perfección: muchas de las aldeas del norte de Lordaeron se contaminaron de manera casi inmediata. Como había ocurrido en Northrend, los ciudadanos que contrajeron la plaga murieron y se alzaron como esclavos serviciales del Rey Lich. Los seguidores del culto que dominaba Kel’Thuzad estaban deseosos de morir y ser alzados de nuevo al servicio de su señor oscuro: estaban exultantes ante la perspectiva de la inmortalidad. A medida que la plaga se extendía, los zombis que se alzaban en las tierras del norte eran cada vez más numerosos. Kel’Thuzad admiró ese ejército del Rey Lich mientras crecía y lo bautizó con el nombre de Azote, porque pronto marcharía sobre las verjas de Lordaeron y asolaría la humanidad borrándola de la faz del mundo...

Aunque los Señores del terror estaban satisfechos de que por fin hubiera comenzado la verdadera misión de Ner’zhul, el Rey Lich se agitaba en los estrechos y sombríos límites del Trono de Hielo. A pesar de sus vastos poderes psíquicos y de su total dominio sobre los muertos vivientes, deseaba ser liberado de su prisión de hielo. Sabía que Kil’jaeden nunca le liberaría de su maldición y, gracias a su enorme poder, sabía que los demonios le destruirían en cuanto hubiera completado su misión.
Pero tenía una posibilidad de alcanzar la libertad, una posibilidad de escapar a su terrible destino. Si lograba encontrar un anfitrión adecuado, algún desventurado inocentón que estuviera dividido entre la oscuridad y la luz, podría poseer su cuerpo y escapar para siempre de los confines del Trono de Hielo.
Así, el Rey Lich extendió una vez más su vasta conciencia y encontró al perfecto anfitrión …


Última edición por Zortarnor el Lun Ago 23, 2010 11:31 pm, editado 1 vez (Razón : te lo edito pa la imagen)
avatar
tasdown¡¡
Asaltante del caos

Mensajes : 16
Fecha de inscripción : 12/03/2010
Edad : 25

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Kael'thas Sunstrider

Mensaje  Zortarnor el Sáb Ago 28, 2010 1:13 am

El último Sunstrider

Decendiante de sangre real, Kael fue entrenado en los caminos de la magia desde pequeño como todo miembro de su familia. Pasó muchos años estudiando en Dalaran, donde conoció a Jaina Proudmore. No le tomó mucho tiempo enamorarse de la joven, pero la diferencia de edades lo hizo dudar mucho, y para cuando se enteró de los rumores entre el príncipe Arthas y ella, supo que había perdido su oportunidad.
Con el tiempo fue acendiendo rangos en Dalaran hasta formar parte del consejo. Apasionado estudiante, nunca se sintió atraido por la gloria del combate. Aprovechó su posición política y nunca tomó participación en los conflictos del mundo, ni siquiera durante la segunda guerra, cuando los trolls atacaron su hogar. Como todo alto elfo, creia en la indestructibilidad de Silvermoon (Lunargenta).
Cuando la noticia alcanzó sus oidos no podía creerlo. Se apresuró a regresar a casa, solo para encontrar una nación hecha cenizas... cuerpos por todas partes, edificaciones en ruinas, su padre, el rey de Quel'Thalas... muerto.
El príncipe reunió a los sobrevivientes a los que renombró "elfos sanguinarios", y juntos se refugiaron en los bosques. Cuando por fin las nuevas aldeas parecian estables, decidió contactar a los sobrevivientes de la alianza y limpiar la zona de los muertos vivos del azote. Alistó a todos los guerreros disponibles y con fuego en sus ojos partó rumbo al sur, a las destruidas tierras de Lordaeron.



Un camino de ida

La unidad elfa pasó meses buscando algun remanente de los humanos. Durante estos dias Kael se mostró un mago de batalla natural. Sus sentimientos canalziandose en sus manos, pronto abandonó el hielo y agua por el fuego, magia mucho mas poderosa pero inestable y con un efecto impredecible. Sin embargo cada vez se mostraba mas adepto a su uso. Columnas de llamas, explosiones, incluso criaturas elementales de pura furia limpiaron a todo no-muerto que se encontraban.
Fue entonces que Kael cruzó caminos con Maiev y Tyrande. Las elfas nocturnas ayudaron a su caravana a cruzar el rio, a cambio de que luego las ayudara a dar caza a cierto demonio, un tal... Illidan. Durante las sucesivas batallas que lucho junto a ellas y Malfurion Stormrage, aprendió acerca de los crimenes del ex-elfo nocturno. No se interesó demasiado en los asuntos de Kalimdor, pero cumplió su palabra y ayudó en el ataque final a su base Naga.
Ya terminado con ese asunto retomó marcha y encontró a un mariscal que dirigía a las fuerzas sobrevivientes de Lordaeron, el Caballero Negro Garithos. Para su desgracia, las actitudes racistas del humano, lo mantenian lejos del frente con tareas de reparación y abastecimiento. Cansado de las quejas del elfo Garithos lo envió a una misión suicida. Kael se encontró sin refuerzos, rodeado de muertos vivientes. Su salvación vino de un lugar inesperado. La bruja de mar Lady Vashj, comandante de los Illidari Naga, lo rescató y juntos aplastaron las bases del azote. Aunque los problemas del elfo estaban solo comenzando. Cuando Garithos supo de sus tratos con los naga, ordenó que se encerrara a todo su batallón y se lo ejecutara por altísima traición. No contento con eso, comandó que los elfos quedaran fuera de la alianza y que cualquiera visto en suelo de Lordaeron sería castigado con la muerte. Aunque duras palabras, de Lordaeron no quedeaba mucho... sin embargo los elfos fueron encerrados bajo las ruinas de Dalaran y se enviaron comunicados documentando su traición a todos los reinos del este.
Los elfos sanguinarios se encontraban ahora en un camino sin retorno. Las apresuradas acciones de su soberano los convirtió en enemigos de sus eternos aliados. Mientras languidecian en sus celdas, en completa soledad y sin luchar, uno a uno comprendieron una terrible verdad. Incluso el príncipe sintió esa... necesidad, esa ... hambruna. El pozo del sol siempre había bañado a su pueblo con interminable energía magica. Con su destrucción, su gente se volvió agresiva, volatil, violenta... se volvió adicta, dependiente de poder mágico.
Cuando faltaba solo una noche para la ejecución, Lady Vashj penetró la carcel por las alcantarillas. Se acercó a la celda de Kael y le ofreció el trato que lo condenaría sin remedio. Podía quedarse a morir, o escapar a Outland (Terrallende) junto a ella y volverse sirviente de Illidan.

Contra el Rey Lich

Al fin en Terrallende, Kael parlamentó con el demonio. Este le informó que el problema de su gente tenía cura, si lo acompañaba les enseñaria a drenar magia de los demonios. No solo eso, cuando escuchó que "el maestro" de Illidan le había ordenado destruir al Rey Lich, se arrodilló frente a el y le juró eterna servidumbre. Por fin se vengaría del culpable de todo su sufrimiento, no tanto el Rey Lich en si, sino su campeón. Arthas Menethil le quitó la única mujer a la que habia amado, mató a los suyos, volvió su vida un infierno.
Siguió las órdenes de Illidan al pié de la letra, pero en la batalla final fueron derrotados y se retiraron nuevamente a Outland.

Un nuevo objetivo

Enfurecido por el fracaso de su lider, quien además perdió la poca cordura que le quedaba luego de ser vencido por Arthas, buscó saltar la cadena de mando. Se internó en Tempest Keep, un fuerte en lo profundo de la tormenta abisal e hizo contacto con "el jefe". Pero el Kirin Tor lo espiaba hace tiempo. Antes de arriesgarse a que hiciera algo, contrataron bandas de mercenarios y junto con sus propias fuerzas atacaron y destruyeron el lugar.
Kael apenas sobrevivió al ataque.
Fue entonces que sin razón aparente, apareció en la recontruida Silvermoon (Lunargenta). Los elfos sanguinarios lo recibieron como un rey, pensando que volvía para por fin gobernarlos. Pero su agenda era muy distinta. Saqueó el castillo y robó una serie de artefactos mágicos, además profanó la tumba de su propio padre y se llevó su cráneo, por último tomó prisionero al Naruu que daba sus poderes a los paladines (Los paladines elfos no obtenian su poder de la luz, sino que torturaban a ese pobre ser. Sin embargo luego de estos eventos tuvieron una redención. Pero eso es otra historia).
Sin mas abandonó la ciudad y tomó la isla de Quel'Danas, al norte, bajo su control. Lor'themar Theron, junto con todos los elfos sanguinarios, se enfureció y lo declaró traidor a Quel'Thalas.

Rumores corren de que lo que busca Kael, es recontruir el pozo del sol con fines oscuros. Dicen que su nuevo maestro... es un poderoso demonio, el último gran líder de la legion. Si Kael'thas Sunstrider permite a Kil'jaeden entrar a Azeroth, no existirá fuerza que pueda detener a la cruzada ardiente esta vez.

_________________



nosotros no necesitamos comer, no necesitamos beber, no necesitamos tomar aliento. Nosotros los brujos, ¡podemos subsistir totalmente con el sufrimiento de nuestros enemigos
avatar
Zortarnor
Maestro Destructor

Mensajes : 268
Fecha de inscripción : 12/03/2010
Edad : 26

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Personajes Importantes de Warcraft

Mensaje  Damodred el Lun Ago 30, 2010 2:47 pm

Podriais poner la historia de Garrosh ya que en el Cataclysm sucedera a Thrall.

_________________

avatar
Damodred
Asaltante del caos

Mensajes : 72
Fecha de inscripción : 12/03/2010
Edad : 25
Localización : Pateando culos de alis

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Garrosh Hellscream

Mensaje  Zortarnor el Lun Ago 30, 2010 4:21 pm

Concedido

Garrosh es el hijo de Grom Hellscream, antiguo jefe del Clan Warsong.

Este joven y temerario guerrero es uno de los líderes militares de los Mag'har, aquellos orcos que lograron escapar de la corrupción de la Legión Ardiente (por tanto, conservando su color de piel original) y que ahora están asentados en Garadar, Nagrand. Cuenta con la ayuda de Jorin Deadeye, hijo del jefe del Clan Bleeding Hollow, Kilrogg Deadeye.

Su tribu pasó por duros momentos antes de ser localizada por la expedición de la Horda en Terrallende: Una enfermedad conocida como "Red Pox" (traducción literal "Sífilis/Peste Roja") hizo que parte de la población orca tuviera que ser puesta en cuarentena. Cómo fue curada esta enfermedad sigue siendo un misterio, y aunque muchos Mag'har murieron a causa de esta, cabe la posibilidad de que los supervivientes lograran desarrollar una completa inmunidad contra la Magia Vil de la Legión, evitando así las mutaciones en la piel.

Durante este período nos encontramos ante un Garrosh deprimido y pesimista, preocupado por la salud de la matriarca Mag'har Geyah (la abuela de Thrall) que está enferma, ya que sabe que si ella muere, todos esperarán que él lidere a su pueblo, algo que él teme. Cree que está destinado a cometer los mismos errores que Grom.

Garrosh está claramente avergonzado de su padre. Lo último que supo de él es que bebió de la sangre de Mannoroth. Todo lo que ocurre tras este suceso es desconocido para Garrosh. No se da cuenta de ello hasta que Thrall llega a Garadar y recrea los hechos sobre la heroica muerte de su padre en una visión. Garrosh se da cuenta de que finalmente, Grom había superado su debilidad por el poder al dar su vida por la libertad de todos los orcos, y, a partir de entonces, el joven Mag'har parece ganar más confianza en sí mismo, creyendo que ya no estaba destinado a fallarse a si mismo ni a su pueblo.

http://www.youtube.com/watch?v=pVjnXQ6Db1Q <- Vídeo del encuentro entre Thrall y Garrosh en Garadar.

Meses más tarde, Garrosh viaja a Orgrimmar a reunirse con Thrall, el Alto Señor Supremo Varok Saurfang, Lady Sylvanas y el Gran Boticario Putress para decidir qué se va a hacer respecto a los recientes ataques por parte de la Plaga.

Garrosh opina que los ejércitos de la Horda deben ser enviados inmediatamente hacia Rasganorte, mientras que Thrall, por su parte (y tras consultar a su consejero Saurfang), opina que es mejor actuar con más discreción enviando a una avanzada de exploradores para más tarde traer a las demás tropas y reunirse con Jaina Proudmoore para averiguar qué planea hacer la Alianza respecto a esto. Frustrado, Garrosh reta a Thrall a un duelo en el Círculo del Valor (el coliseo de Orgrimmar), donde ambos luchan por unos momentos hasta que Garrosh parece tener ventaja sobre el Jefe de Guerra. En ese instante, son interrumpidos por una repentina macroinvasión de la Plaga en la ciudad. Los dos orcos dejan de combatir y se disponen a salir de la arena para liderar la defensa de la ciudad.
Una vez repelen el ataque, Garrosh pide de nuevo ser enviado a Rasganorte. En esta ocasión, Thrall está de acuerdo, y ordena a Saurfang que prepare a las tropas para la guerra.

http://www.youtube.com/watch?v=iA6DvBvU ... r_embedded <- Vídeo del combate Thrall vs Garrosh

Garrosh es nombrado Señor Supremo de la Ofensiva Warsong, el ejército principal de la Horda en Rasganorte. Se encuentra en Warsong Hold, Tundra Boreal, en la costa oeste del continente. Y, a diferencia de como lo veíamos en Nagrand, ahora el joven orco es más temerario en su rol de comandante. El Alto Señor Supremo Saurfang, que es ahora su consejero jefe, le advierte constantemente sobre sus salvajes estrategias, temiendo un resurgir de la antigua ansia de sangre que tuvieron los orcos antes de la muerte de Mannoroth. Frecuentemente discuten sobre decisiones tácticas, particularmente sobre las provisiones entre la fortaleza y las fuerzas de los Renegados en el Fiordo Aquilonal.
Seis meses más tarde, Thrall y Garrosh son convocados en Dalaran para hablar con Rhonin (líder del Kirin Tor), Brann Barbabronce y Jaina sobre la amenaza que supone el Antiguo Dios Yogg-Saron desde su fortaleza en Ulduar. Desafortunadamente, Garrosh y Varian (ambos auténticos patriotas de sus correspondientes facciones), coinciden en la sala de reuniones de la Ciudadela Violeta, y se disponen a luchar, aunque Rhonin los separa, ya que él opina que la Alianza y la Horda deben trabajar juntos contra este nuevo enemigo. Tras este suceso, Thrall se muestra decepcionado por el imprudente comportamiento de Hellscream en la reunión.

http://www.youtube.com/watch?v=4Tzz02M8Ii8 <- Vídeo del "intento" de reunión entre la Alianza y la Horda en Dalaran para discutir sobre la amenaza de Ulduar.

A día de hoy, Garrosh continúa liderando a la Expedición de la Horda desde Warsong Hold, y recientemente ha sido llamado a los campos del Torneo Argenta para asistir, junto con Thrall, a los combates en los que seleccionaran a aquellos héroes de Azeroth dignos de formar parte de la batalla final contra el Rey Lich en Icecrown.



la foto es de la skin de cataclysm

_________________



nosotros no necesitamos comer, no necesitamos beber, no necesitamos tomar aliento. Nosotros los brujos, ¡podemos subsistir totalmente con el sufrimiento de nuestros enemigos
avatar
Zortarnor
Maestro Destructor

Mensajes : 268
Fecha de inscripción : 12/03/2010
Edad : 26

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

El Archilich Kel'Thuzad

Mensaje  Zortarnor el Mar Ago 31, 2010 11:52 pm



Humanidad

Kel'Thuzad fue una vez miembro del alto consejo del Kirin Tor, los maestros de Dalaran. Siempre curioso de nuevas fuentes de energía, quedó muy frustrado al enterarse que la torre de Medivh había sido sellada. Durante años había esperado la muerte del hechicero para apoderarse de su gigantesca biblioteca. Quería saber si en ella podía encontrar información acerca de esa extraña magia que utilizaban los brujos orcos... esa, nigromancia. Sin embargo sus compañeros del consejo no aprobaban esta búsqueda.

Camino a la perdición

Una y otra vez Antónidas reprendió a Kel'Thuzad, prohibiéndole que siguiera investigando. Pero el mago se negaba a rechazar un arma tan fuerte como esa, que podría proteger a Lordaeron de seres como los orcos.
El archimago enfureció cuando sus agentes encontraron el laboratiorio oculto en el sótano de Kel'Thuzad. Experimentos con ratas muertas, pociones de veneno, cículos rúnicos con sangre de animal. Convocó al rebelde hechicero y se lo dejó bien claro.
"El Rey Terenas está de acuerdo con nuestro jucio. Si no abandonas esta locura, seras relevado de tu cargo y poseciones, y exiliado no solo de Dalaran sino de todo Lordaeron."
El hombre no hizo caso, ahora escuchaba algo más. Una voz que susurraba en su cabeza, respondiendo sus preguntas e incitando aún mas su curiosidad.
Vendió todo lo que tenía y viajo al helado Northrend. Vagó meses por las estepas hasta encontrar el glaciar corona de hielo. Estaba determinado a encontrar el origen de la voz. Al llegar a lo que parecía un templo, quedó sorprendido por las criaturas no muertas que alli lo recibieron. Eran inteligentes, perfectamente conservadas, perfectas. Sus deseos de conocer al nigromante que las creo crecía. Para su sopresa le permitieron entrar, como si lo estuvieran esperando. Dentro precenció horrendas demostraciones de poder, incluso una jaula donde humanos enfermos se atacaban unos a otros para devorarse. Desesperado intentó escapar, pero seres de oscuridad pura lo atraparon y lo obligaron a escalar a la cima del glaciar.
Allí lo esperaba una figura muy distintia a la que imaginaba, en un gran bloque de hielo estaban suspendidas partes de una armadura. La voz se reveló como el Rey Lich. Embriagado de avaricia y horror Kel'Thuzad le juró lealtad.

El culto de los malditos

Kel'Thuzad regresó a Lordaeron, entrenado como nigromante y con una nueva misión. Usando engaños, mentiras y promesas falsas, atrajo a muchos pobres campesinos a su nuevo culto de los malditos. Una organizacion que planeaba destruir los reinos humanos desde dentro. Usando la peste diseñada por su maestro, el nigromante atacó aldeas para enfermarlas y luego alzar a sus cadáveres como sirvientes.
Su señor le advirtió que pronto un nuevo guerrero se uniría a sus filas, un poderoso campeón, pero que en el proceso el tendría que morir. Kel'Thuzad no se preocupó demasiado cuano Arthas Menethil lo arrinconó y asesinó. Mientras soltaba su ultimo aliento le remarcó al chico "Mi muerte... no cambiará...nada".
Asó fue de hecho, que Arthas traicionaría a su padre, uniéndose también al rey lich. Su primera misión consisitía en revivir a Kel'Thuzad como no muerto, pero necesitaba de una fuente de enería mágica y la mas cercana era el pozo del sol.
Previa aniquilación de los altos elfos, Arthas lanzó los restos del nigromante a las aguas encantadas. La fuente se volvió negra y estalló en un fulgor violaceo. Cuando la luz se fue, un esqueleto envuelto en ropas levitaba en un vapor helado en el centro del pozo. Avanzó sobre el agua putrefacta hasta el príncipe y se presentó nuevamente, ahora era un Lich.
Sirvió como teniente del azote durante la tercera guerra, siendo su misión más importante la invocación de Archimonde en el mundo.

Naxxramas

Al final de la guerra, y después del ataque de los renegados para recuperar la capital, se retiró con sus fuerzas a Stratholme. Por alguna razón no continuó su escape y en su lugar esperó allí durante largo tiempo. Recidió todos esos días en la necrópolis Naxxramas, su retiro favorito, un calabozo flotante infestado de sus más terribles experimentos. Cada vez que un grupo de mercenarios o bandidos entraba para saquear el lugar que suponian abandonado, el los recibía, "Jajaja, ¡Su curiosidad solo los llevará a la muerte!".
Muy cierto en la mayoría de los casos hasta que finalmente un grupo logró derrotarlo, o al menos eso pensaban. El alma de un lich está guardada en un amuleto en el centro de sus cuerpos. Siempre que quede intacto, pueden regenerarse otra vez. Esta pieza fue entregada al agente del Alba Argenta, el padre Inigo Montoy. Sin embargo el Alba nunca recibió el objeto y el padre desapareció.
Siempre que alguien cree estar derrotando un sirviente del Rey Lich, está de hecho siguiendo sus deseos, solo el tiempo nos dirá que pasará con Kel'Thuzad... y si en algún momento aparecerá, aun mas fuerte que antes.

_________________



nosotros no necesitamos comer, no necesitamos beber, no necesitamos tomar aliento. Nosotros los brujos, ¡podemos subsistir totalmente con el sufrimiento de nuestros enemigos
avatar
Zortarnor
Maestro Destructor

Mensajes : 268
Fecha de inscripción : 12/03/2010
Edad : 26

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Shu'halo, los Tauren

Mensaje  Zortarnor el Miér Sep 01, 2010 1:55 pm



Los Tauren (o Shu'halo en su lengua nativa, el Taur-ahe) son enormes criaturas nómadas de aspecto bovino, que vagaron por las tierras de Kalimdor, para finalmente establecerse en Mulgore, tras su alianza con la Horda.

Los Tauren tienen una larga y compleja tradición oral que ha sido heredada durante generaciones. Puesto que apenas existen textos escritos sobre la historia de estas criaturas, la exactitud de lo que sobre ellos se cuenta es desconocido.
A pesar de todo esto, muchos de sus relatos dan la única explicación para gran cantidad de eventos en la historia, y por ello se las deben considerar con cierta credibilidad.

Los raza Tauren es tan antigua, si no más, como la de los Elfos de la Noche, y al igual que estos, tienen una fuerte consideración por la naturaleza y por los espíritus elementales. Por lo tanto, su sociedad está en gran medida basada en el chamanismo. Viven para servir a la naturaleza y mantener el delicado equilibrio entre las cosas salvajes de la tierra y los inquietos espíritus de los elementos. Además, elementos del druidismo, que les fueron enseñados por Cenarius y luego olvidados a lo largo de los milenios, han sido reincorporados recientemente a la sociedad tauren, realzando su servicio a la naturaleza. En particular, la existencia de explicaciones sobre Cenarius antes de que este se diera a conocer a los elfos, que son confirmadas por otras fuentes de ser exactas, indican que los Tauren ya suponían una presencia civilizada en Kalimdor antes del auge e incluso puede que de la existencia de los elfos. Los ancestros de los Tauren moran en lo profundo del Sueño Esmeralda.

La Guerra de los Ancestros

En un principio, los Tauren no tomaron parte en la Guerra de los Ancestros, la batalla contra la primera invasión por parte de los demonios, aproximadamente 10000 años atrás. Sin embargo, en la historia alterada creada por la intervención de Krasus (el dragón del Vuelo Rojo) y sus acompañantes, les convenció de unirse a la alianza contra la Legión Ardiente. El xenófobo comandante Elfo de la Noche, Desdel Stareye, se negó. Los Tauren en aquel entonces estaban liderados por Huln Highmountain. Tras la "trágica" pérdida del comandante, los Tauren fueron desplegados en la batalla por el sustituto de este, Jarod Shadowsong. Los Tauren que sobrevivieron a la guerra mantienen ciertas relaciones cordiales con los Centinelas Elfos de la Noche.

Este es Trag Highmountain, un tauren que tras unos trágicos sucesos ocurridos cuando exploraba Lordaeron, acabó convirtiéndose en Caballero de la Muerte. Actualmente se encuentra en las tierras del Torneo Argenta, ¿Podría ser el descendiente de aquel antiguo líder Tauren?

La Nueva Horda

Durante incontables generaciones después de la guerra, los Tauren vagaron por las llanuras de los Baldíos cazando a los poderosos kodo, y buscaban la sabiduría de su diosa eterna, la Madre Tierra. Sus tribus estaban entonces unidas tan sólo por un odio común a sus enemigos, los centauros.

Al borde de la extinción, el Jefe Cairne Bloodhoof, desesperado por encontrar ayuda, recurrió a los extraños guerreros de piel verde. Cairne rápidamente se hizo amigo del Jefe de Guerra Thrall y los demás orcos, y reconoció que compartían un "amor" por el honor y la batalla. Por su parte, los orcos y los trolls Lanza Negra que componían la Horda encontraron mucho en común con los Tauren. Cada una de estas razas quería lograr una cultura más chamanística.

Con la ayuda de los orcos, Cairne y su tribu Bloodhoof fueron capaces de hacer retroceder a los centauros y reivindicar las praderas de Mulgore para ellos mismos. Por primera vez en milenios, los Tauren tenían una tierra que podían llamar suya. Cairne construyó un refugio para su gente, donde los Tauren de cada tribu eran bienvenidos: Thunderbluff. En su gobierno, es asistido por su amigo de la infancia el Archidruida Hamuul Runatótem y la anciana Magatha Grimtotem. A pesar de que los Tauren han reclamado sus tierras y combatido del lado de la Horda, no todo está en paz. Las tribu Grimtotem intenta a día de hoy usurpar el gobierno de Cairne, conspirando para derrocar su liderato. Al mismo tiempo, el Sueño Esmeralda, reino del Vuelo Verde, está contaminado con un extraño mal. Malfurion Stormrage está atrapado en su interior, y los dragones verdes actúan de forma extraña, puesto que atacan a todo el que se acerca.

El descubrimiento de los Taunka

Recientemente, se ha producido también un gran evento para esta raza, ya que Garrosh Hellscream, que desembarcó hace varios meses en las costas de Tundra Boreal con las tropas de la Ofensiva Warsong, ha descubierto lo que podría ser un eslabón perdido en la evolución de los Tauren: los llamados Taunka o Tauren Invernales. Estas criaturas, de aspecto similar a los Shu'halo, han vivido a lo largo de los años en Northrend, aislados, y se diferencian principalmente por su rostro, que recuerda al de los bisontes. Su líder es Roanuk Icemist.

_________________



nosotros no necesitamos comer, no necesitamos beber, no necesitamos tomar aliento. Nosotros los brujos, ¡podemos subsistir totalmente con el sufrimiento de nuestros enemigos
avatar
Zortarnor
Maestro Destructor

Mensajes : 268
Fecha de inscripción : 12/03/2010
Edad : 26

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

La historia antes de la historia, El olvidado y los sin rostro

Mensaje  Zortarnor el Miér Sep 01, 2010 11:45 pm

Esta es la primera vez que tocamos una época tan oscura y lejana. Déjenme comenzar por aclarar que esto es incluso mucho antes que los tiempos de los primeros elfos nocturnos. Cuando solo gigantes seres insectoides, algunas razas de primitivos trolls y extrañas criaturas vivían en Azeroth.
El mundo que hoy conocemos, fue "forjado" por los seres conocidos como titanes. Muchos los tildan de dioses, pero su verdadera naturaleza es incierta. Lo que si es cierto es que su fuerza y poder no tiene comparación en el universo. Solo por dar un ejemplo, Sargeras es un titán caido. Y nadie aun le ha podido hacer frente directamente.
Pero en el principio de los tiempos, el mundo era gobernado por los 5 antiguos dioses. Sus formas no son conocidas, y solo se especula sobre quienes podrian haber sido. El único resto real se encuentra en los bosques de los elfos nocturnos. Si uno se adentra al sur de Darkshore (Costaoscura), puede ver enormes huesos atravesados por una descomunal espada.
A pesar de todo esto, hay algo que aun hoy se conoce con gran exactitud. Los antiguos dioses eran malvados y se empeñaron en dominar la tierra con ayuda de los elementales. Cuando los titanes arribaron a Azeroth, decidieron aniquilarlos y dar una nueva oportunidad a los mortales. Se especula que solo uno de los dioses murio, el resto fueron debilitados y encerrados en los confines del planeta. Sus sirvientes fueron enjaulados en las mas oscuras profundidaes y los elementales que los ayudabana fueron desvanecidos de este plano.
Los sin rostro, Horror de las profundidades
Cuando los nerubians iniciaron su sociedad en el helado Northrend, lo que menos esperaban era encontrar enemigos. Debido a la naturaleza de su arquitectura, que consiste básicamente en contrucciones subterraneas, liberaron varios grupos de estos sin rostro. El viejo rey Anub'arak, recuerda aun la fuerza y perseverancia de las criaturas. A pesar de ser muy pocos, los sin rostro poseian fuerza física comparable a la de un Tauren, y tremendos poderes necrománticos como los de un Lich. Para suerte de los arácnidos solo fueron problemas aislados, y los que aparecieron fueron eliminados.
Mucho tiempo después, ya con el título de Señor de la Cripta(o sea muerto vivo) y bajo el servicio del rey Lich, se adentró nuevamente en las ruinas junto con el caballero de la muerte Arthas Menethil. Planeaban simplemente usar la ciudad como atajo para alcanzar el glaciar corona de hielo antes que su enemigo Illidan, pero los terremotos recientemente causados por el mismo habían liberado nuevos grupos de sin rostro. Estos no eran como los de antes, peleaban organizados, casi como si alguien... o algo... los dirigiera. Mientras el ejercito del rey lich se abría paso en las profundidades, Anub'arak temía que se acercaran a algo que solo había oido en mitos...

Los olvidados
Presionando para entrar en la última cámara, los seguidores de Ner'zhul aplastaron a los sin rostro, que pensaban era su último obstáculo. El rostro de un nerubian no suele transmitir sentimientos, pero el nivel de desesperación y horror en la cara de Anub'arak eran indescriptibles. Los olvidados son criaturas con forma parecida a un pulpo. Gigantescos, con ojos a los lados, grandes bocas dentadas sobre sus cuerpos y cientos de tentáculos que pueden escavar en roca sólida y aparecer en un instante. Y no solo eso, los sin rostro eran aprendices comparados con la magia que podia manipular la criatura.
Algo tartamudeante y lentamente, el señor de la cripta habló:
"No puede ser... un olvidado. ¡Cuida tus defensas caballero de la muerte! ¡Lucha como jamás los has hecho un tu vida!"
La mitad de la armada de Arthas fue destruida por los rayos de llamas, relámpagos y tentáculos con espinas de la criatura. Pero finalmente pudieron vencerla y salir vivos del lugar.
Se sospecha que aun hay más de estos seres, que esperan el regreso de sus viejos dioses y así dominar el mundo una vez más.


_________________



nosotros no necesitamos comer, no necesitamos beber, no necesitamos tomar aliento. Nosotros los brujos, ¡podemos subsistir totalmente con el sufrimiento de nuestros enemigos
avatar
Zortarnor
Maestro Destructor

Mensajes : 268
Fecha de inscripción : 12/03/2010
Edad : 26

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Los nerubian

Mensaje  Zortarnor el Miér Sep 01, 2010 11:53 pm

Los Demonios de la Cripta


La raza de insectoides arácnidos conocidos como los nerubians, demosotró ser la primera en hacerle frente al Rey Lich y su azote. Al descubrir esta extraña entidad, y como estaba formando sus fuerzas lentamente, los ejércitos de Azjol-Nerub marcharon a enfrentarse con ella. Ner'zhul se sorpendió al principio, ya que los desarrollados sistemas inmunes de los insectos resisitieron su plaga, por lo que se vio obligado a enfrentarlos directamente con sus soldados. A pesar de la valiente resistencia de estos seres, su imperio quedó lentamente reducido a escombros, bajo hordas de necrófagos y esqueletos comandados por temibles Lichs.

Si bien la plaga no los afecto en vida, esto no evitó que Ner'zhul los conviertiera en sus sirvientes una vez que morian a mano limpia. El resultado fue mucho mas de lo que el Rey Lich esperaba. A diferencia de sus putrefactas unidades usuales, los nerubians muertos vivos estaban bien conservados. Esto se debe principalmente a sus rituales mortuorios, pueden verse aun restos de los vendajes utilizados colgando de sus cuerpos.
Al destruir el imperio nerubian, el Rey Lich consiguió perfectas unidades de soporte para apoyar sus ejércitos. Criaturas fuertes y veloces, capaces de esconderse bajo la tierra y atacar cuando menos se lo espera. Con sentidos muy desarrollados, poseedores de un fuerte ataque de rango e incluso con la habilidad de deshacerse de unidades voladoras con sus telarañas.
Orgulloso, el Rey Lich los nombró sus "Demonios de la Cripta".


Los Señores de la Cripta


Todo reino tiene sus gobernantes, sus generales y sus héroes. Los Señores Arácnidos cumplian estas tres funciones en Azjol-Nerub. Un raza especial de Nerubians, mas similares a un escarabajo, comandaban las fuerzas del imperio en el continente de hielo. Por lo menos diez veces mas fuertes que sus hermanos, y muchisimo mas resistentes a todo tipo de castigo. Su coraza natural hacía que algunos llegen a pesar cerca de cinco toneladas. Sin embargo, esto no los hace para nada lentos. Escrituras describen como la tierra vibraba cual terremoto cuando uno de ellos se unía a la batalla.

Ner'zhul quedó facinado con la potencia de estas criaturas en combate. Al revivirlos como no-muertos, los convirtió en sus guardaespaldas personales, y les encargo la defensa de la ciudadela en Northrend. A la ya temible fuerza de estos seres, se les sumó la falta de dolor o cansancio y algunas interesantes habilidades relacionadas con proyectar puas desde sus cuerpos.
El Rey Lich les dio el título de "Señores de la Cripta".

_________________



nosotros no necesitamos comer, no necesitamos beber, no necesitamos tomar aliento. Nosotros los brujos, ¡podemos subsistir totalmente con el sufrimiento de nuestros enemigos
avatar
Zortarnor
Maestro Destructor

Mensajes : 268
Fecha de inscripción : 12/03/2010
Edad : 26

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Personajes Importantes de Warcraft

Mensaje  Damodred el Dom Ene 23, 2011 8:01 pm

Respecto a lo que dijimos sobre Muradin Bronzebeard
Spoiler:

_________________

avatar
Damodred
Asaltante del caos

Mensajes : 72
Fecha de inscripción : 12/03/2010
Edad : 25
Localización : Pateando culos de alis

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Personajes Importantes de Warcraft

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.